Descubre cómo actuar ante un golpe de calor o insolación

Como actuar ante un golpe de calor o insolación.

Una reacción rápida ante un golpe de calor ayuda a evitar sus consecuencias en la salud

 

El sol del verano y las altas temperaturas son un lujo para la mayoría de nosotros, pero hay muchas personas que se pasan el día trabajando al aire libre. Para ellos, el riesgo de una insolación o un golpe de calor es mucho mayor, aunque todos estamos expuestos a padecerlo. Por lo tanto, es importante que aprendamos a reaccionar ante este problema.

Para empezar, es importante recordar que los golpes de calor están asociados a una mala hidratación, al uso de ropa no adecuada y a salir de casa en las horas  de mayor radiación del sol. Por lo tanto, si evitamos estas pautas, reduciremos nuestro peligro de sufrir un golpe de calor.

¿Cuáles son los síntomas de un golpe de calor?

Es importante que aprendamos a distinguir las principales características de un golpe de calor, para poder actuar en seguida. Solo con una rápida reacción ante estos síntomas conseguiremos evitar un colapso del organismo que podría resultar muy peligroso:

  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Náuseas y vómitos
  • Convulsiones
  • Desorientación
  • Calambres
  • Aumento de la temperatura corporal

¿Qué hacer en estos casos?

Si notamos que una persona de nuestro entorno sufre los síntomas más básicos de un golpe de calor, lo primero que debemos hacer es llevarla a un servicio sanitario, pero si esto no pudiera ser podemos optar por seguir unas pautas básicas de comportamiento:

  • Trasladarla a la zona cercana más fresca posible
  • Mantenerle la cabeza levantada, para que pueda respirar mejor
  • Quitarle toda la ropa posible
  • Aplicarle compresas mojadas en agua fría
  • Proporcionarle aire fresco
  • Darle agua a sorbos

Si vemos que no mejora, es necesario tenderla con  las piernas flexionadas y llamar a urgencias rápidamente.