Gerontolescencia: la revolución de la longevidad

grandma-824867_640

Gerontolescencia, la nueva edad de jubilación

La jubilación actual no tiene nada que ver con la de hace 20 años. Hoy en día, llegar a los 65 años no es sinónimo de inactividad ni de vejez, sino de afrontar una nueva etapa de la vida llena de retos y posibilidades.

La  gerontolescencia es un nuevo concepto que abarca la época de la vida entre la edad adulta y la vejez. Pretende recoger el espíritu de esas personas que, pasados los 65 años, siguen en plenitud vital y laboral.

¿Quién es un gerontolescente?

Alexandre Kalache, en su momento responsable del programa de envejecimiento de la Organización Mundial de la Salud, es el médico que ha creado el concepto gerontolescente, con el objeto de reflejar el cambio de la pirámide poblacional que vive nuestra sociedad en la actualidad.

La expectativa de vida en constante aumento, junto con una mejor calidad de vida que en décadas atrás, hace que los adultos mayores de 60 años sean muchos más que hace unas décadas y que gocen de mucha mejor salud y autoestima. Los avances en salud y alimentación hacen que las personas de estas edades aun estén activas y autónomas, aunque hayan dejado de trabajar por llegar a la edad de jubilación.

Los gerontolescentes son hombres y mujeres entre 60 y 80 años que son abuelos y jubilados, pero no viejos. En nuestra sociedad entramos en la vejez a los 85 años, y en la etapa de transición anterior que es la gerontolescencia podemos disfrutar de todo lo aprendido en la vida manteniendo una buena capacidad de trabajo y de vida en general.

La edad, un concepto también psicológico

Es evidente que el paso de los años hace mella en nuestro físico, pero no podemos despreciar el componente psicológico de la edad. Nuestra actitud es fundamental para que nos  sigamos manteniendo jóvenes, activos y con ganas de vivir.

Afrontar la edad de la jubilación como un reto para seguir disfrutando de una vida activa y llena de oportunidades es clave para que podamos vivir la gerontolescencia en plenitud. Cada vez son más las personas que una vez llegada la edad de jubilación aprovechan para dedicar su tiempo libre a fomentar su vida social, aprender nuevas cosas, practicar deportes y a colaborar con causas solidarias.