Lo que puede decir de ti una prueba grafológica

writing-828911_640

Una prueba grafológica para conocer a los candidatos para un trabajo

Un proceso de selección de personal va mucho más allá de revisar un currículum. Hoy en día, conseguir un trabajo pasa por hacer diversas pruebas que permiten conocer a los candidatos personalmente y saber cómo van a reaccionar ante determinadas circunstancias. Si estás buscando trabajo, una de las partes que podrías que pasar es la prueba grafológica.

Una prueba grafológica está pensada para descubrir la personalidad del candidato a través de su escritura. Ver la manera de cómo escribes un pequeño texto permite a los seleccionadores de personal tener datos sobre ti que ni puedes imaginar. Y lo mejor de todo es que este tipo de prueba no tiene por qué hacerse directamente. Simplemente con solicitarte una carta de presentación a mano o rellenar un formulario, ya disponen de una muestra de tu escritura.

¿Qué dice de ti tu letra?

Aunque a simple vista parezca un detalle sin importancia, la verdad es que la letra es una de las características más personales que tenemos. Viendo cómo escribes, un conocedor de la grafología puede conocer aspectos fundamentales de tu comportamiento moral y de tu personalidad más escondida.

El tamaño de tu letra habla de cómo te ves a ti mismo. Así por ejemplo, una letra muy grande delata una necesidad de llamar la atención, mientras que una demasiado pequeña se corresponde con una persona escondida en sí misma, con problemas de autoestima.

Asimismo, si tu letra es redonda demuestra que eres una persona agradable. En cambio, una forma demasiado angulosa delata a un racional en exceso,  casi intransigente.

Incluso la presión que haces al escribir demuestra cómo eres. ¿Sabías que si escribes muy flojo, estás diciendo a quien te lee que te cuesta enfrentarte a los problemas? Todo lo contrario a si escribes con tensión.

Unas letras tuyas en un papel pueden incluso decir a los demás cuál es tu estado de ánimo, ya que si escribes hacia arriba demuestras optimismo y buen humor, mientras que si tu texto mira hacia abajo, delata tu decaimiento.

La grafología es toda una ciencia, que se fija incluso en la forma concreta de ciertas letras. Así por ejemplo, la situación de la barra horizontal de una ‘t’ o su altura definen a una persona más o menos seria y con conducta rebelde. Además, la inclinación  de la curva de letras como la ‘s’ o la ‘e’ delata el nivel de sociabilidad de quien lo escribe. ¿Te atreves a revisar tu escritura?