¿Tu hijo empieza a andar? Las medidas de seguridad que tu casa necesita

Medidas de seguridad en un hogar con niños.

Las medidas de seguridad necesarias en un hogar con niños

Cuando llegan los niños a un hogar, el concepto que tenemos de  nuestra casa cambia radicalmente. Crear un entorno seguro pasa a ser nuestra mayor prioridad, para garantizar que puedan crecer sin problemas y, en consecuencia, nuestra tranquilidad. Conseguir esto pasa por adoptar algunas medidas de seguridad básicas.

Ante el nacimiento de un niño, es imprescindible que nos planteemos una valoración objetiva de nuestra casa y que analicemos todos los potenciales peligros que se puede encontrar el pequeño a medida que  crezca. Hay que tener en cuenta que muchas veces, desde la perspectiva de los adultos, pueden parecernos pequeños detalles sin importancia pero para nuestro hijo pueden representar un problema importante.

Las ventanas, un peligro importante

Pensar que un niño es demasiado pequeño como para poder alcanzar el quicio de una ventana es uno de los errores en que caemos muchos padres. Nunca podemos menospreciar la capacidad de los pequeños para hacer cosas que, a priori, nos pueden  parecer imposibles. Ser previsores e instalar cerraduras de seguridad con  sistema de bloqueo es fundamental. Igualmente, tenemos que vigilar el sistema de apertura. Si la ventana se abre hacia el interior, cuando el bebé empiece a andar, puede que golpee su cabeza con la punta sin querer.

El peligro de la electricidad

Ha llegado la hora de que nos miremos la instalación eléctrica desde la perspectiva de un niño. Enchufes, cables, tomas de luz… Todos estos elementos son muy atractivos para los niños más curiosos, y los peligros en este sentido son numerosos. Así que instalar protectores y grapar los cables por el techo es una de las medidas de seguridad que debemos tomar.

Atención a la cocina

Sin duda, uno de los espacios de la casa donde debemos aplicar más medidas de seguridad. Proteger todos los cajones y armarios con cierres de seguridad infantil es esencial y, por supuesto, debemos evitar que los productos de limpieza – y cualquier otro tóxico que podamos guardar en una cocina, como los insecticidas – queden lejos de su alcance.

Más claves a tener en cuenta: cubrir  las esquinas de los muebles para evitar golpes y lesiones accidentales  y, sobre todo, evitar que el niño entre en la estancia cuando estamos cocinando y tenemos los fogones encendidos. Es la única manera de evitar quemaduras.

Las precauciones en el baño

Aunque la lista de peligros para un niño en el hogar es infinita, acabamos destacando el baño como otra de las estancias más importantes a la hora de implantar medidas de seguridad infantiles. Los más pequeños deben estar siempre acompañados en la hora del baño, y el uso de antideslizantes en la ducha o bañera es indispensable.

Asimismo, debemos tener en cuenta que en  el baño se  acostumbra a guardar el botiquín. Tenerlo en un armario bajo llave nos evitará muchos accidentes de consecuencias desagradables con los pequeños.

Y, como recomendación general para toda la casa, conviene cubrir las esquinas puntiagudas de todos los muebles para que los niños no se golpeen, especialmente hasta que aprendan a mantenerse sobre las dos piernas con seguridad.