8 beneficios inesperados de mantener nuestro hogar a 21º C

temperatura hogar

Aprovecha la llegada de la primavera para bajar la calefacción en tu hogar

¿Sabías que la temperatura ideal de nuestro hogar debería oscilar entre los 19ºC y los 21ºC durante el día y los 15ºC y los 17ºC durante la noche? En pleno invierno a todos nos cuesta concienciarnos de la necesidad de bajar la temperatura de la calefacción de nuestro hogar; sin embargo, con la llegada de la primavera y unas temperaturas más agradables, es el momento ideal para disfrutar de las bondades que nos trae mantener nuestra casa dentro de lo que se considera “temperatura ideal”.

En este post te desvelamos una serie de beneficios insospechados (ecológicos y económicos)  que nos trae mantener la temperatura ideal en nuestro hogar.

1.- Reducir las emisiones de carbono y ayudar a disminuir el efecto invernadero son dos consecuencias positivas fundamentales de hacer un uso eficiente de controlar la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano. Ten en cuenta que toda ese energía se libera a la atmósfera y que todos podemos aportar nuestro granito de arena.

2.- Cuando nuestra temperatura baja, nuestro gasto de energía aumenta y nos lleva a quemar más calorías; para ser exactos, unas 100 al día. ¿Te animas a calcular cuantos kilos podrías adelgazar manteniendo esta temperatura en tu casa durante todo el invierno?  No es necesario que para ello tu habitación esté tan fría que nos sintamos incómodos; es suficiente con que nos encontremos a gusto con un fino jersey.

3.- Alargamos la vida útil de nuestros electrodomésticos. Evitaremos que el congelador y la nevera trabajen más para mantener los alimentos frescos. Por lo tanto, tendremos menos problemas de mantenimiento y nos durarán más.

4.- Otro aspecto positivo a tener en cuenta: mantener el ambiente de casa a menos de 24º ayudará a que las plantas de interior que tenemos en nuestro hogar se conserven mucho mejor. Se mantendrán más frescas y tendrás que regarlas menos.

5.-El ahorro en la factura. Ten en cuenta que la calefacción representa un 46% del consumo energético en invierno y se calcula que el gasto en energía puede bajar hasta un 15% si disminuimos un par de grados la calefacción durante la noche. En el caso contrario, encarecemos un 5% más las facturas por cada grado que subimos la temperatura.

6.-Dormimos mejor. La única forma de conciliar un sueño reparador es dormir sin excesivo calor ni frío, ya que la temperatura que nuestro cerebro necesita para trabajar es menor. ¡Y no olvidemos el placer de taparnos con una buena manta o un edredón cuando tenemos muchas ganas de dormir!

7.-Si eres de los que tienden la ropa mojada dentro de casa para que seque antes, al subir la temperatura de forma artificial en un espacio cerrado también subirás la humedad y la ropa tardará más en secarse.

8.- Refuerza tus defensas. Una de las principales causas de acabar cogiendo un importante resfriado responde a los cambios de temperatura que experimenta nuestro cuerpo entre el exterior y el interior de nuestro hogar.

Recuerda que cuando llegue el verano y hagas uso del aire acondicionado, ¡todo esto se sigue aplicando!