8 tipos de alquiler inmobiliario

alquiler inmobiliario

Existen diferentes tipos de alquiler inmobiliario, ¿cuál se adapta mejor a tus necesidades?

Cuando hablamos de alquiler, a todo el mundo le viene a la cabeza el contrato de arrendamiento por un periodo largo; no obstante existen otras muchas modalidades de alquiler específicas que se acoplan al máximo a la necesidad individual de cada persona.

A continuación te listamos ocho tipos de alquiler, y citamos sus características.

1.-La vivienda compartida: iniciada por los jóvenes estudiantes, numerosas personas desplazadas por trabajo o parejas separadas recurren a este tipo de arrendamiento. Si el alquiler está a nombre de todos los inquilinos existen dos tipos de contrato. El solidario, en el que los inquilinos deben hacerse cargo de la suma de dinero correspondiente a la marcha de uno de ellos, de forma equitativa, o el mancomunado, donde cada uno es responsable únicamente de su parte.

2.-El subarrendamiento: Otorga el derecho al inquilino a poner en alquiler una parte de la vivienda, mediante la conformidad del dueño explicita en el contrato u otro tipo de escrito. Quien alquila una parte de la casa debe permanecer en ella, y la cuantía que paga el nuevo ocupante no debe ser superior a la del inquilino.

3.-Alquiler de renta antigua: Los inquilinos de este tipo de contrato pagan rentas muy bajas que solo se actualizan según la subida del IPC. Siempre que cumpla con sus obligaciones, el arrendatario está amparado por el derecho a seguir en el piso durante toda su vida. Solo si no paga la mensualidad, daña la vivienda, efectúa obras que no están consentidas, no reside en el lugar por más de 6 meses o lo subarrienda puede ser desalojado por el propietario. El dueño también puede alegar causas de fuerza mayor para recuperarlo.

4.-El alquiler social: frente a las dificultades de ciertos grupos de personas, los organismos públicos y las empresas privadas se encargan de ofrecer programas de alquiler subvencionado. Poseen una lista de viviendas a bajo coste en las que habitualmente son los jóvenes, las personas mayores de 65 años con pocos recursos, las familias numerosas o monoparentales, y los grupos con riesgo de exclusión quienes se inscriben en ellas.

5.-Alquiler a tiempo compartido: Otorga el derecho de uso y disfrute temporal de la vivienda al firmante en la fecha que corresponda en el contrato.

6.-Con opción a compra: Es un contrato de arrendamiento que no requiere pagar una entrada como sucede en las compras de vivienda, pero que da la posibilidad de poder adquirirla más en adelante en condiciones ventajosas.

7.-Por temporadas: Habitual para las vacaciones, su precio es más bajo que el de un hotel, y ofrece la posibilidad de que familias o grandes grupos de amigos se hospeden en la misma vivienda.

8.-Por días: Requerido tanto en vacaciones como durante las temporadas laborales como techo bajo el cual pernoctar durante un viaje de negocios, este tipo de contrato no excluye ningún tipo de lugar o destino: está presente en todo tipo de ciudades, pueblos y zonas industriales.