Las autopistas para bicicletas llegan a Europa

Llegan las autopistas para bicicletas.

Europa proyecta autopistas para bicicletas

Desde hace unos años, el uso de bicicletas por las grandes ciudades se está popularizando mucho. Esto ha llevado a la creación de vías específicas para que los ciclistas puedan moverse cómodamente por las calles sin tener que mezclarse con los otros vehículos. Es lo que se conoce como carril bici, pero Europa supera este concepto ampliamente con su proyecto de autopistas para bicicletas.

¿Qué son las autopistas para bicis?

El objetivo de muchos países europeos es que sus ciudadanos dejen el coche en casa y opten por la bicicleta para hacer cualquier trayecto. Esta idea incluye la movilidad interurbana, lo que implica la necesidad de garantizar la seguridad de los ciclistas en carretera. Aquí es donde juegan un papel fundamental las autopistas para bicis.

Estas vías tienen un mínimo de 4 metros de ancho y pasos elevados que permiten a los ciclistas no tener que parar continuamente ni entrar en contacto con otros vehículos. Pretenden ser vías de alta velocidad, en las que se pueda fomentar el uso de la bicicleta eléctrica. De esta manera, ni el desnivel ni las distancias son un problema.

Los principales proyectos

Las autopistas para bicicletas están empezando a ser un proyecto sólido en los países europeos donde la cultura ciclista es mayor, esencialmente Alemania, Inglaterra, Dinamarca y Holanda.

Alemania cuenta con unos 100 km de autopistas para bicicletas en la cuenca del Rhur, una zona muy poblada en la que hay 4 universidades. Se calcula que este servicio podrá beneficiar a más de 2 millones de habitantes.

En cambio, en Inglaterra de momento las autopistas para bicis no son más que un gran proyecto a largo plazo, conocido como SkyCicle. Con un presupuesto inicial de 200 millones de libras, contempla la creación de plataformas elevadas sobre antiguas vías de tren para facilitar espacio de circulación a los ciclistas.

En  Dinamarca, por otra  parte, el proyecto de una pequeña autopista para bicis es ya una realidad que conecta los municipios de Copenhague, Frederiksberg, Albertslund y Rødovre. Por ahora tiene poco más de 17’5 kilómetros pero el objetivo del país es crear 26 líneas que recorrerán unos 300 kilómetros

Finalmente, en Holanda se apuesta por las autopistas para bicis eléctricas, que pueden llegar a unir ciudades fácilmente, aunque estén a unos 30 kilómetros de distancia sin  excesivos problemas para los ciclistas poco experimentados.