¿Cómo puedo evitar a los gorrillas?

como evitar a los gorrillas

Ideas originales para evitar a los gorrillas a la hora de aparcar

Los gorrillas existen desde siempre, son personas que se dedican a indicar a los conductores el lugar de aparcamiento en zonas muy demandadas en las que hay más movimiento y que suele ser gratuito estacionar. ¿Cuál es el problema? Que piden una propina por ello y muchas veces, bajo amenazas de rayar tu coche.

¿Quiénes son los gorrillas?

Nadie consigue disuadirlos, se esconden para no ser vistos por la policía, evitan los controles de las patrullas desplazándose a otros lugares y siempre consiguen lo que reclaman. Esto afecta a los conductores que declaran que ya es suficientemente difícil encontrar un aparcamiento en la ciudad para que, además, al encontrar una plaza gratuita deban pagar también por un servicio que no han pedido. Y es que hay algunos que hasta piden propina por vigilar el vehículo en horario de parquímetros. Esta situación cada vez es más común en las ciudades españolas y por eso en este artículo te daremos unos cuantos consejos sobre cómo evitarlos.

Estrategias para evitar a los gorrillas

1- Finge que hablas por teléfono: Si ves venir a un gorrilla mientras estas intentando aparcar, es una buena opción que cojas el teléfono móvil y simules estar hablando durante unos 5 minutos, siempre sin mirarlo. No tendrá tanta paciencia y acabará yéndose a buscar otro coche.

2- Fingid una gran discusión: Si vas acompañado, también puedes aprovechar la ocasión para hacer un poco de teatro y simular una discusión agria. De esta manera, aunque se atreva a acercarse cuando salgáis del coche, siempre os lo podréis quitar de encima mostrándole cara de enfado.

3- La técnica “No te entiendo”: ¿Más trucos para librarte de los gorrillas? Haz ver que no entiendes el español y contéstale muy serio en cualquier idioma cuando se te acerque a cobrar. Las barreras idiomáticas a veces resultan muy eficaces.

4- El conductor indeciso: ¿Y por qué no hacerles correr un poco? Imponle al gorrilla de tu calle una sesión de entrenamiento de running particular. Tan solo tienes que salir del hueco de aparcamiento que hayas encontrado en cuanto lo veas acercarse, como si fueras a buscar un aparcamiento mejor. Cuando le hayas hecho hacer unas cuantas carreras, comprobarás que se agobia y busca otra calle donde hacer lo mismo.  ¡Uno de los trucos más efectivos!

La actividad de los gorillas no es una actividad ilegal, al igual que ocurre con los que limpian los parabrisas de los coches, siempre y cuando no demuestren una actitud amenazante o te intenten intimidar. En caso de encontrarte ante una de estas situaciones, es recomendable llamar a la policía y tratar de evitar un problema mayor.