¿Cómo y cuándo recurrir una multa de tráfico?

En este artículo te explicamos los pasos a seguir para recurrir una multa de tráfico.

Las situaciones que te dan derecho a recurrir una multa de tráfico

Cuando salimos a la carretera y nos vamos de viaje, aumentan las posibilidades de que cometamos una infracción y acabemos sancionados. Pero, ¿podemos recurrir la multa, o tenemos que pagarla obligatoriamente?

Muchas personas no saben que pueden recurrir sus multas, o simplemente desechan la idea porque no tienen tiempo para ello. Además, numerosos conductores caen en la tentación del pago rápido para conseguir el descuento del 50%, pero esto elimina cualquier posibilidad de recurrir.

Tener éxito al recurrir una multa

Si crees que no te servirá de nada recurrir la sanción que te han impuesto, debes tener en cuenta que demostrar falta de pruebas en la fase de alegaciones ha llevado a muchos jueces a considerar la anulación del proceso sancionador.

Además, también tienes la posibilidad de presentar tus propias pruebas y demostrar que no has hecho la acción por la que se te quiere sancionar.

¿Cómo recurrir la multa?

Una vez tengas la denuncia en tu poder, tienes 20 días naturales para presentar alegaciones. Transcurrido este plazo, la Administración te notificará la resolución sancionadora o te dará 15 días más para que puedas recurrir.

Además, ten en cuenta que también puedes impugnar la multa en vía judicial, donde se consiguen buenos resultados cuando se puede demostrar que el interesado ha quedado en una posición de indefensión a la hora de tramitar un expediente. Un profesional en estos temas te ayudará a saber cuál es tu mejor opción de defensa.

Motivos para la anulación de una multa

Existen una serie de situaciones en las que te librarás de pagar una multa fácilmente. Merece la pena que las conozcas a la hora de plantearte un posible recurso  de una sanción.

Para empezar, si la multa te llega fuera del plazo que tiene la Administración para comunicar la sanción, esta habrá prescrito. El plazo es de 3 meses para las sanciones leves, 6 meses para las graves y 1 año para las muy graves. También debes tener en cuenta que la DGT y los Ayuntamientos tienen un año de plazo para cobrarte la sanción, antes de que esta prescriba.

Igualmente, hay que tener en cuenta que la sanción debe tener la solicitud de que identifique al conductor. Si no es así, se puede pedir la anulación por ‘atribución arbitraria de responsabilidad’.

Otro motivo para recurrir la sanción es que cuando se solicite que el agente sancionador corrobore su versión, este no lo haga ya sea por falta de tiempo o por extravío del expediente.

Finalmente, hay que tener en cuenta que los datos incorrectos del coche, momento o lugar de la infracción también son motivos para la anulación.

El servicio avisador de multas de Seguros Bilbao

Si tienes tu seguro de coche con nosotros, debes saber que en Seguros Bilbao ponemos a tu disposición nuestro servicio avisador de multas. Si te multan y no lo sabes, ¡nosotros te avisamos por email!