Las ventajas del carnet de conducir europeo

carnet de conducir europeo

El carnet de conducir europeo unifica 110 permisos diferentes

¿Acostumbras a viajar en coche por diferentes países? ¿Estas planteando emprender un viaje internacional con tu coche? Si es así, seguro que en algunas ocasiones te ha asaltado la duda de si tendrás problemas con tu permiso de conducir obtenido en España. Tener el carnet de conducir europeo te solucionará este problema.

¿Qué es el carnet de conducir europeo?

Se trata de una licencia de conducción que permite conducir por diversos países de la Unión Europea sin necesidad de hacer ningún trámite adicional. Por lo tanto, evita los problemas que generaba hasta ahora la existencia de hasta 110 permisos que convivían a la vez en los países que forman la UE.

La gran ventaja del carnet europeo es que solo tiene unos requisitos mínimos para su obtención con un trámite estándar en toda la UE. De esta manera, se controlan mucho mejor los posibles conductores problemáticos en todos los países.

Las características del carnet

El carnet de conducir europeo es un documento oficial y definitivo, que debe renovarse cada 10 o 15 años, dependiendo de su país de expedición.

 Es importante señalar que no hace falta que sustituyamos el carnet que tenemos por el europeo, pero cuando vayamos a renovarlo se nos proporcionará el nuevo.

Los carnets europeos conseguidos en Bélgica, Bulgaria, Croacia, República Checa, Estonia, Italia, España, Hungría, Irlanda, Lituania, Letonia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Portugal, Rumanía, Eslovenia, Suecia, Reino Unido se renuevan cada 10 años.

Los carnets de  Austria, Chipre, Alemania, Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Polonia, Eslovaquia deben renovarse cada  15 años.

La validez del carnet europeo

Tener el carnet de conducir europeo nos permite conducir libremente en todos los países de la Unión Europea y en los del Espacio Económico Europeo: Noruega, Islandia y Liechtenstein. Si cambiamos de país de residencia, deberemos proceder a su registro en el país de destino para renovarlo cuando corresponda.

Si vamos a conducir fuera de Europa, es recomendable que consultemos en el consulado español si el permiso  de conducir europeo nos permite ponernos al volante de un coche en las carreteras de nuestro país de destino, ya que la legislación no es igual en ningún país.