¡Este verano que no te piquen! Los mejores repelentes de mosquitos son los naturales

Te contamos cuáles son los mejores repelentes naturales para ahuyentar a los mosquitos

Alimentos y plantas que ayudan a repeler los mosquitos de forma natural

 

Los mosquitos son uno de los inconvenientes de nuestras noches de verano. El calor hace que se multipliquen y que nos ataquen, especialmente cuando queremos relajarnos al aire libre o cuando abrimos las ventanas para refrescar la casa. Encontrar la manera de repeler los mosquitos es fundamental para olvidarnos de las molestas picaduras. Y mejor aun si lo hacemos con repelentes de insectos naturales.

No emplear medios químicos para acabar con los mosquitos ayuda a mantener el medio ambiente, y también es indispensable si en nuestro hogar tenemos a bebés y mascotas que pueden ingerir estas sustancias y resultar afectados.

Algunos remedios naturales contra los mosquitos

Las mosquiteras son un excelente método para prevenir la aparición de mosquitos dentro del hogar. Pueden instalarse en puertas y ventanas, y resultan muy cómodas porque no requieren ningún tipo de mantenimiento.

También debemos tener presente que el olor a limón repele a los mosquitos, por lo que rociarse con un producto de este aroma nos ayudará a evitar picadas. El ajo crudo, la cebolla y el clavo también tienen el mismo efecto, por lo que es aconsejable ponerlos en ventanas y puertas  como una barrera para los mosquitos.

Algunos alimentos también harán que nuestra piel tenga un olor poco atractivo para los mosquitos, por lo que merece la pena que tomemos levadura de cerveza o alimentos con vitamina B, como las almendras o las legumbres.

Repelentes naturales

Una de las soluciones naturales más eficaces para repeler el ataque de los mosquitos es preparar nuestros propios repelentes.

El repelente de clavo de olor se fabrica mezclando champú infantil y una infusión de 1 litro de agua con 30 clavos de olor. Se consigue una crema homogénea para aplicar en brazos, cara y piernas.

Otra gran opción es el repelente de manzanilla, que se consigue tan fácilmente como hirviendo 250 gramos de esta planta con agua. Tan solo hay que frotarlo por la piel cada dos horas para que resulte efectivo.

Una opción más suave, adecuada para niños, es el repelente que se hace con la mezcla de aceite de almendras, de geranio y de albahaca. Resulta muy efectivo, y en ningún momento agrede a los pequeños.

Finalmente, no podemos olvidar la planta citronela, uno de los repelentes naturales de insectos más efectivos y que hoy en día se comercializa  en varios formatos, desde velas a lociones y pulseras.