Karoshi: la muerte por exceso de trabajo

Karoshi la muerte por exceso de trabajo

Karoshi: trabajar demasiado puede causarte la muerte

 

Las exigencias de la sociedad en la que vivimos hacen que la mayoría de trabajadores acabemos dedicando prácticamente la totalidad de nuestros días al trabajo, dejando de lado aspectos tan importantes como la familia o el ocio. Esto puede tener efectos tan negativos en nuestra salud como la muerte, o el karoshi japonés.

¿Qué es el karoshi?

La muerte por exceso de trabajo es más habitual de lo que podemos imaginar en Japón. De ahí que incluso se haya acuñado el nombre de karoshi para definir los fallecimientos causados por trabajar más de 65 horas a la semana, sin el descanso adecuado y con un alto nivel de estrés. Esta situación puede acabar provocando un paro cardíaco o un derrame cerebral.

Antes de llegar al extremo de la muerte karoshi, debemos ser conscientes de la existencia de algunos síntomas previos que pueden confundirse con muchas otras enfermedades. Ansiedad, incapacidad para desconectar del trabajo, dolores de cabeza, problemas de insomnio e, incluso, problemas digestivos e intestinales son algunos de los más habituales.

El origen del karoshi

El primer caso de karoshi está documentado en Japón en el año 1969. El fallecido fue un repartidor de periódicos menor de 30 años, que murió después de trabajar durante semanas sin casi parar para dormir.

Morir por karoshi actualmente

Décadas después, Japón sigue siendo uno de los países con más muertes por exceso de trabajo. De hecho, la Organización Internacional del Trabajo calcula que 10 mil japoneses al año mueren por karoshi al año. Esta cifra no es extraña, ya que las estadísticas indican que el 20% de los ciudadanos de este país dedican más de 12 horas al día a su vida laboral.

España también es un país en el que los adictos al trabajo son un colectivo cada vez mayor. De hecho, la OIT señala que un 8% de los españoles ya huyen de sus problemas personales dedicando más de 12 horas diarias a sus tareas profesionales.