Consejos de conducción para las malas condiciones atmosféricas

consejos

Las claves de la conducción para las malas condiciones atmosféricas

Aunque lo ideal sería no conducir en situaciones climatológicas adversas, todos los conductores hemos tenido que enfrentarnos en un momento u otro a manejar nuestro coche en una carretera helada o mojada. Aplicar unos consejos prácticos básicos nos ayudará a conseguir la mejor conducción para las malas condiciones atmosféricas.

Mantener la atención, fundamental

Como conductores, somos los principales responsables de nuestra seguridad al volante. Es imprescindible que nos mantengamos siempre atentos a cualquier problema de seguridad que pueda surgir durante la conducción, para poder reaccionar de manera adecuada ante él. Por ejemplo, encontrarnos más de 30 centímetros de agua en el camino puede dañar el motor del coche. Por lo tanto, es importante que no sigamos conduciendo sino estamos seguros de la profundidad.

Conducir bajo la lluvia

Nunca podemos subestimar los peligros que representa la lluvia para una conducción segura. Usar las luces para asegurar nuestra visibilidad y asegurarnos de que nos mantenemos a una distancia amplia de los coches más cercanos nos evitará problemas a la hora de intentar frenar el vehículo bajo la lluvia.

Si la lluvia empeora, el mejor consejo es tener la precaución de regresar a  casa o buscar refugio en un lugar seguro y protegido.

Conducir con niebla

La niebla es otro de los grandes peligros a los que nos enfrentamos los conductores. Hay que tener en cuenta que reduce la visibilidad y, además, dificulta la percepción de sonidos y señales. Por lo tanto, es esencial que mantengamos los 5 sentidos durante toda la conducción.

Usar las luces antiniebla, abrir un poco la ventanilla para escuchar el exterior y encender el limpiaparabrisas para intentar desempañar los cristales es esencial para mejorar la visión.

 La precaución debe ser en todos los casos imprescindible, especialmente a la hora de hacer giros o pasar por cruces importantes.

Conducir con nieve y hielo

La nieve y el hielo son  dos de los elementos atmosféricos que más preocupan a los conductores, sobre todo porque resultan muy traicioneros.

Aprender a colocar las cadenas y cómo reaccionar ante las placas de hielo es fundamental para que nos sintamos seguros conduciendo en estas complicadas condiciones climatológicas.

En definitiva, para conducir seguros en invierno debemos empezar por conocer muy bien la carretera por dónde vamos a pasar, además de tener el coche en perfectas condiciones.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s